Juan Rodríguez Medina, director comercial GHL

Periodista

Si quieres ir más rápido ve sólo y si quieres ir más lejos, ve acompañado

Juan Rodríguez Medina, hotelero egresado de la Universidad Externado de Colombia, con especializaciones en Italia y Canadá, responsable de la innovación, desarrollo de productos, comercialización y marketing de los más de 60 hoteles de la cadena.

Yo soy hotelero de profesión y tengo una pasión por el desarrollo turístico de las regiones, para mí el tema de la planeación turística en Colombia está en deuda y sueño con tener un desarrollo armónico, sostenible y con las comunidades locales como protagonistas en el turismo de cada territorio, eso me apasiona mucho; me gusta el trabajo de campo, de arremangarse la camisa y sentarse a trabajar para organizar los “clusters” de turismo; por ejemplo la semana pasada estuve en Tierra Alta, Córdoba, fui a reunirme con miembros de la comunidad Embera Katio, con campesinos que están sustituyendo el cultivo de coca, con lideres pescadores de la represa de Urrá, para armar conjuntamente una estrategia de producto en miras del Plan Integral de Turismo de esta zona de Córdoba.

En el imaginario de las personas está que un director de marketing y ventas la pase en el lobby de un Sheraton y o en una presentación de ventas o coctel en el Sonesta, o en una cena con clientes en un hotel urbano y claro que eso es gran parte del trabajo, pero hoy es más importante

contribuir al desarrollo de flujos turísticos en regiones emergentes, pues para las actividades de marketing y promoción urbanas tenemos un staff muy grande de profesionales en las principales ciudades del país.

La compañía creció en los 90 y comienzos de 2000 en capitales y grandes ciudades desarrollando hoteles urbanos, en Quito, Lima, Bogotá, Guayaquil, Ciudad de Panamá, San José de Costa Rica, Guatemala etc; durante dos dé- cadas el desarrollo hotelero colombiano se centraba en destinos urbanos y destinos tradicionales de sol y playa como San Andrés, Cartagena, Santa Marta, pero nosotros también empezamos a desarrollar hoteles en provincia y en destinos que llamamos emergentes, como el caso de Sonesta Valledupar, GHL Montería, GHL Villavicencio, el Park Inn by Radisson en Barrancabermeja, GHL Style en Yopal, GHL Style en Neiva, Sonesta Bucaramanga, Sonesta Ibagué, son buenos ejemplos de dónde se pueden desarrollar inmobiliariamente esos hoteles dirigidos a mercados diferentes.

Realmente lo que hemos hecho en los últimos años es irnos a las regiones, tales como Casanare, Meta, Córdoba, Cesar, Huila, Santander, Tolima, Magda- lena, Bolivar y a los Parques Nacionales con vocación turística, para escuchar a la comunidad, asesorarlos, apoyarlos. Nuestros funcionarios de operaciones les enseñan, por ejemplo a guarda-parques o a futuros microempresarios de hostales a organizar con estándares una habitación, al manejo de lencería y tendidos, les enseña cómo se debe trabajar una cadena alimenticia con rigor, con asepsia, con cadena de frío; cada uno de los clusters siente el apoyo de GHL, porque nosotros de manera altruista apoyamos a esos microempresarios y en general a todos los actores de la cadena de valor.

¿Cuál es el fondo? Si hay más flujos turísticos a Casanare, si van más familias a los hatos a desarrollar los planes de aventura: “ser llanero por un día”, al city tour o a la terraza llanera en Yopal, en la medida en que crezca ese mercado, obviamente nosotros también, esa es la filosofía, los actores de cada región lo ve con espíritu sincero por la pedagogía que hacemos y por ello quieren a la compañía.

Una organización como GHL crea valores compartidos con su comunidad y es un tema que, desde la teoría de Michael Porter y Kramer, lo hacemos una realidad, tenemos ejemplos tangibles para demostrarlo; una es la forma de crear dichos valores, es preconcebir productos o mercados, de ahí viene la productividad de la cadena de valor o permitir el desarrollo de un cluster local: el circuito de la ruta Vallenata desde Valledupar,

La Ronda del Sinú desde Montería, el estrecho del río Magdalena y desierto de la Tatacoa desde Neiva, la terraza llanera en Yopal, el zaperoco llanero en Villavicencio.

Nosotros como GHL, hemos tenido la iniciativa de enaltecer las culturas locales en todos los países y regiones en las que nos encontramos, en Guatemala compramos arte de los nativos del Lago Atitlán, en Perú exhibimos tejidos y artesanías de pueblos alrede- dor del Valle Sagrado, en Honduras queremos activar las caminatas ecológicas; entonces hemos rescatado ciertas costumbres que estaban apagándose, eso es algo muy concreto de creación de valores compartidos.

En GHL nos sentimos una compañía que más que expertos en administración y gestión hotelera, estamos muy comprometidos con el desarrollo turístico del país y de las regiones. En una conferencia que se realizó

en el marco del Congreso Internacional de Investigación en la Universidad Externado de Colombia, quisimos tomar tres conceptos que son: la creación de valores compartidos, la economía naranja que es un concepto del actual gobierno y el desarrollo turístico. Planteamos a la comunidad académica cosas que estamos haciendo y hacia donde debe ir el desarrollo turístico de este país, realmente el enfoque es que GHL es más que una gestora hotelera.

El compromiso de GHL, frente a los inversionistas, es garantizar los retornos de esos capitales; estamos hablando del parque Arauco, por ejemplo, son socios chilenos en Bucaramanga, con Concreto que son los socios de GHL en Neiva, Yopal y Valledupar; como estas trabajamos con otras compañías desarrolladoras, que buscan el retorno de su inversión, pero en GHL sabíamos que el nicho corporativo para ese tipo de destinos no era suficiente, entonces empezamos a hacer un trabajo de gestión con las regiones y empezamos a liderar el desarrollo de los “clusters” turísticos.

En 2010 iniciamos en el Cesar y Valledupar, una serie de reuniones que empezamos con aerolíneas como Avianca, con la alcaldía y gobernación, porque no había un secretario de turismo en Valledupar, no existía un touroperador con el fin de desarrollar el destino. Hoy en día existe una compañía líder que se llama Paseo Vallenato y después de esa vinieron otras más; eso fue gracias a que GHL sembró una semilla para desarrollar un hotel y para que todos los demás se actualizaran, se modernizaran y se creara un conglomerado homogéneo de oferta, para que se haga marketing de destino, esa es la esencia.

Indudablemente, esto es un tejido social que hemos creado en cada re- gión, GHL más que una operadora, es un dinamizador vital del turismo en los destinos donde está presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

El Tequendama, un hotel emblemático de Colombia

El hotel Tequendama, hotel icónico de Colombia, ahora operado por la cadena GHL Hoteles, cuenta con más de 360 habitaciones en dos torres, una de 17 pisos la de hotel y otra de 30 pisos, la de suites, en una edificación que ha visto pasar la historia del mundo, desde […]