Algunas zonas gastronómicas de Bogotá. Breve reseña

Periodista

Uno de los atractivos turísticos de Bogotá es sin duda la gran variedad de su gastronomía,
compuesta no solo por la comida típica y productos criollos sino la posibilidad de encontrar platos
de casi todos los lugares del mundo

Algunas de las zonas más emblemáticas pueden ser:

La Zona G

Se le llama zona G a la zona gastronómica comprendida entre las carreras cuarta y séptima y las calles 69-72. Es la zona más chic del barrio Chapinero, en la que el diseño, el servicio de excelencia y la alta cocina dominan las casas transformadas en espacios gourmet. Algunos de los chefs más conocidos de Colombia tienen sus restaurantes en esta zona: Juan Manuel Barrientos y los hermanos Rausch, Jorge y Mark, por ejemplo.

La Macarena

El barrio de la Macarena, ubicado en las faldas de los cerros orientales, es un epicentro gastronómico y artístico de la ciudad. Desde su fundación, a mediados del siglo XX, ha sido residencia de artistas, actores, escritores y estudiantes. Es vecino del denominado Centro Internacional, un conjunto hotelero, residencial y comercial, que convive con edificios históricos como El Museo Nacional, Museo de Arte Moderno (Mambo) y el Teatro Jorge Eliécer Gaitán, entre otros.

La Candelaria

Su origen se remonta al siglo XVI y sobre su plaza mayor -ahora Plaza de Bolívar-, se ha construido la historia de Colombia. Entre aleros, colores y balcones coloniales encontrarás museos, teatros, cafeterías, restaurantes y centros culturales. La Candelaria es un escenario turístico vibrante que acoge restaurantes con variada oferta, desde cocinas típicas de Bogotá y otras regiones o países.

El Parque de la 93

Un parque que cuenta con una increíble oferta gastronómica y de ocio, como sus discotecas que suelen abrir de jueves a sábado. Podrás disfrutar de platos colombianos como un cóctel de camarones con patacón, o de propuestas mediterráneas, asiáticas o de corte street food como hamburguesas, sánguches peruanos o heladerías.

Usaquén

Se dice que el Usaquén, palabra de origen muisca, hacía referencia a un título honorífico el cual era concedido por el Zipa o señor de Bacatá a los jefes o caciques de mayor rango. De ahí el nombre de esta localidad que fue un pueblo vecino hasta 1954, año en el que se anexó al distrito capital. Sus calles empedradas y su plaza principal, coronada por la iglesia de Santa Bárbara y la hacienda del mismo nombre, son un atractivo en sí mismo.

Chapinero

El señor Antón Hero, fue un zapatero que les hacía los chapines a las damas para que caminaran por lodazales sin camino ni nombre. De ahí, se presume, viene el nombre de este barrio del nororiente de la capital. La nueva joya gastronómica de la ciudad se ubica en medio de las quebradas Las Delicias y La Vieja, y de la plaza de Lourdes, la mítica Basílica construida en 1875.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Bogotá trabaja unida para volver a recibir turistas, eventos e inversión

Como parte de esta estrategia para contarle al mundo que la ciudad sigue buscando soluciones en medio de la coyuntura y creando nuevas sinergias pensando en el futuro, entidades de la Mesa de Mercadeo de ciudad, como la Secretaría Distrital de Desarrollo Económico, la Cámara de Comercio de Bogotá, el […]